Mitos y tabus en la relación sexual

¿Sabemos lo que tenemos que saber sobre sexo?

Si preguntásemos a nuestro alrededor, muchos afirmarían que hoy día en pleno siglo XXI, tenemos mucha información sobre el sexo, o que hoy, los jóvenes si que tienen información, “hoy día se sabe todo lo que hay que saber”.

Es cierto, que a finales del siglo XX podemos decir que se dio un considerable avance cualitativo respecto a cómo es tratado el tema del sexo, en comparación con tiempos pasados.

Se ha investigado algo más, se ha revolucionado la sexualidad femenina, se habla de sexo en la educación, ¿pero es suficiente?, ¿hemos roto con los tabús?.

Mi práctica profesional me hace tender a afirmar que no. Que son muchas las personas que siguen viviendo su sexualidad con miedo, con creencias erróneas, en algunos casos culturales y sociales, y en otros desarrolladas por nosotros mismos, que creen en mitos y tabús que condicionan la satisfacción en sus relaciones sexuales, y por lo tanto también su satisfacción con ellos mismos.

¿Quién nos habla de sexo?

– Los padres: continúa siendo un tema difícil de tratar, cómo se lo digo, qué le digo, a qué edad es la más apropiada. En algunos casos, hay vergüenza, en otros miedo, incomodidad, mala información,
“qué le puedo explicar a mi hijo, si yo mismo no sé muy bien……..”

Algunos padres más liberales, suelen hablar con sus hijos del embarazo, de cómo hacer para protegerse en las relaciones sexuales, pero lo cierto es que la información suele ser limitada en muchos casos.

La mayoría temblamos cuando nuestro hijo nos hace ciertas preguntas como: “mamá si los bebés están la barriga, cómo han llegado hasta ahí”, o “papá que es una vagina”, o “cómo se hace el amor” etc….

– En la escuela: se habla de sexo, en muchos casos nos volvemos a limitar a la biología y a la reproducción. Sobre todo, porque aún nos cuesta  hablar de ciertos conceptos, y porque algunos grupos sociales presionan en la educación.

– Los amigos: ¿realmente hablamos en serio de sexo con los amigos?, o lo frecuente es que el sexo en una conversación de amigos sea objeto de broma, chistes y escondemos nuestras dudas, “cómo le voy a decir que no tengo ni idea de…”

La realidad es que la información que tenemos dista mucho de ser una información detallada y seria sobre conceptos como: la masturbación, o de cómo siente un hombre y como siente una mujer, o de conceptos como el placer, la satisfacción sexual, lo que desconozco de mi mismo y lo que desconozco del otro sexo.

Algunos de los Mitos más frecuentes:

“No existe una verdadera relación sexual sin coíto”

Esta es una creencia frecuente, que por un lado está ignorando la totalidad del encuentro sexual, reduciendo la relación sexual a la penetración, y obviando el placer y la satisfacción de las sensaciones que se experimentan en el resto del contacto físico y afectivo.

Si respondemos a esta creencia, imaginemos cómo se siente un hombre o una mujer en cuya relación sexual no se haya completado con la penetración, a pesar de que el resto del encuentro sexual haya sido placentero y cómo esta situación puede condicionarnos en futuros encuentros sexuales, dando lugar a un estado de ansiedad y autoexigencia que no va a favorecer el acto sexual.

“Los hombres son expertos en sexo y deben guiarnos”

Se puede perdonar que una mujer no sepa, incluso en algunas grupos sociales aún hoy día se valora, pero que no sepa un hombre…

Tengamos presente que ambos sexos somos “víctimas” de una educación sexual restrictiva, y llena de prejuicios y falsas creencias. Además solemos pensar que el sexo no se aprende, por lo que si respondemos a esta creencia lo más habitual será que ni siquiera nos molestemos en aprender, en comunicarnos, ni en pedir, ni siquiera en preguntar.

Orgasmos vaginales y orgasmos clitorianos:

Existen muchísimos mitos sobre el orgasmo, tantos que pueden ser tratados más extensamente en otro artículo. Pero éste, es uno de los que más incide en la satisfacción de muchas mujeres, considerándose mujeres de segunda o de primera en función de cómo lleguen al orgasmo. Cuando lo cierto es que esta distinción no se corresponde con la realidad.

Algunos de estos mitos entre otros, son importantes condicionantes a la hora de poder disfrutar de una sexualidad placentera. La voluntad de informarnos, de aprender y experimentar sobre nuestra sexualidad, nos permitirá distanciarnos de ellos y lograr la satisfacción en nuestras relaciones sexuales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba